Allá vamos

lunes, 30 de junio de 2008

Ya no hay vuelta atrás: me voy a China. He tenido que esperar dos meses y medio para ver la pegatina del visado en mi pasaporte (con un dibujito de la Gran Muralla y todo de fondo), pero ha merecido la pena. Bueno, esto más bien esperaré a cuando vuelva, a final de año, para evaluarlo.

De momento todo son nervios, dudas y ay-madre-quién-me-mandaba’s. Todo va a salir bien, verás. Mentalízate.

Y qué me llevo en la maleta. Me doy una vuelta por Internet, a ver. El sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación me saca de dudas:

- DROGAS: Los delitos por contrabando, venta, transporte, confección, posesión y consumo de drogas y, dependiendo de la cantidad, se castiga con penas que oscilan entre los 3 y 15 años de prisión, contemplándose incluso la cadena perpetua o la pena de muerte, además de las correspondientes multas.

Vale, eso no mola. Juro que voy limpio. No quiero morir tan joven. Menos mal que nunca he pasado de unas copichuelas los sábados y tampoco lo voy a echar de menos. Enga, seguimos.

• La introducción en China de cualquier tipo de ave está totalmente prohibida.

Mierrrrrrrrrrrrda. Esa sí que ha dolido. Yo que me quería llevar todo el zoo...