Figuras de soldados y caballos

sábado, 29 de noviembre de 2008

Esa es la traducción literal de la expresión con la que conocen los chinos a los guerreros de terracota: Bingmayong.

Todavía no he revelado mis fotos, así que he mangado esta foto de aquí. Estos guerreros en particular representan las minorías étnicas chinas.

Sé que tengo aún algún post pendiente a petición de mis tres lectores habituales (un segundo capítulo sobre la comida, por ejemplo), pero aprovechando el viaje que hice esta semana he preferido continuar con estos temas, que vienen calentitos.

El ejército de terracota está a las afueras de Xi'An, provincia de Shaanxi. En el anterior post vimos que Pingyao y Qiao Jia Dayuan están en la provincia de Shanxi, con una sola A, que es la provincia vecina hacia el este. Sí, es como si me hubiera ido de visita a las regiones de Extremadura y Extremaadura.

Xi'An, la Paz del Oeste, se encuentra a unos mil kilómetros al suroeste de Pekín y fue durante largo tiempo capital del Imperio. En estos momentos es sobre todo conocida por albergar en sus fueros la armada de barro.

Hasta aquí todo correcto. Pero por Xi'An pasa una importante parte de la historia de China que desconocemos: hubo hace cosa de 2.250 años un tal Qin Shi Huang que se encargó a golpe de espada de unificar todos los estados chinos independientes. Unos años después de hacerlo, como premio, se proclamó Emperador. El primero de China, y perteneciente a la dinastía Qing.

En esta foto de la época da su perfil malo, que conste. No le hace justicia, era mucho más resultón.

¿Qué es lo que le debe la China actual a este señor? Pues independientemente de la unidad, que se ha mantenido más o menos -con alguas interrupciones- desde entonces, tiene que estar agradecida por haber parido un tipo que construyó los dos principales reclamos turísticos chinos: los guerreros de terracota y la Gran Muralla. Si a eso le sumas la unificación, ríete tú de Carlos I.

La precursora de lo que ahora es la Gran Muralla se ordenó construir enlazando los tramos fortificados que disponían las regiones del norte, después de la unificación. En cuanto a los guerreros, su construcción se destinó a guardar la tumba de Qin Shi Huang, que así podría comandar un ejército incluso a su muerte. Estamos hablando de dos proyectos, recordemos, de más de dos milenios de antigüedad.

Allí que se quedaron tranquilamente enterrados los soldados hasta que un campesino que cavaba un pozo en la zona a principios de los setenta los descubrió de casualidad. Este hombre, que sobrepasa ya la barrera de los ochenta años, se dedica ahora a firmar libros sobre el hallazgo en el recinto donde se encuentran las figuras. He leído que le pagan 4 euros al día por hacerlo, y que no recibió más compensación por el descubrimiento. Me queda además la duda de por qué no destrozaron el yacimiento (que menos mal que no, claro), ya que el hallazgo fue durante la Revolución Cultural, pero bueno.

Y desde entonces hordas y hordas de turistas se acercan para ver este ejército compuesto por más de 7.000 figuras de tamaño natural (infantería, caballería, arqueros y sirvientes), y las que quedarán por desenterrar aún, que no serán pocas. Los trabajos de excavación continúan. La visita merece la pena, por cierto.

Ahora, si en la última entrada veíamos cómo Qiao Jia Dayuan está construida en forma de "doble felicidad", en el apartado de pajas mentales de hoy tenemos lo siguiente: la figura del arquero de terracota arrodillado representa a la provincia de Shaanxi.

Vamos a verlo, que últimamente estoy retomando el vicio por el Photoshop.

He aquí un arquero arrodillado, que no me sirve del todo porque no está completamente de perfil, pero es lo único que tengo (además he tenido que invertir la imagen para que me medio cuadrara):



Y he aquí la provincia en cuestión:



Ahora ya viene el acabose. Agarráos los machos.



También puede verse aquí, pero es muy pequeñito. Debo decir que visto por el perfil bueno, cuadra bastante. Lo que acabo de hacer no deja de ser una chapuza, lo admito.

3 comentarios:

Eliahh dijo...

Me ha encantao la entrada, cada día aprendo más cosas y me dan más ganas de ir a China =)
Gracias por alejarnos de las ideas que nos intentan meter desde la televisión, y mostrarnos la cara amable de las cosas.

Un besico de tu blog amigo ;P

El Zorrocloco dijo...

Miratú, a partir de ahora a Tenerife lo llamaré La Guitarrita XD

Siempre me ha flipado esta historia. Siete mil estatuas. Siete mil. Y preservadas durante dos mil años. Me cuesta hasta imaginarme la amplitud del recinto... No puedo ni figurarme qué sintieron los primeros que entraron ahí.

Javier Hernandez dijo...

Increíble Xian y los soldados. Para aquellos que estén en china y quieran viajar en http://laredchina.com/index.php/es/ hay conexión con c-trip en español y hay muy buenos tips.

Saludos