Un viaje numismático

sábado, 13 de diciembre de 2008

No, esta vez no me va a pillar desprevenido. Como hoy me voy de viaje a Guilin, al sur, me he propuesto dejar unos posts programados para que no se quede ésto muerto. Este es el primero de ellos.

Hoy propongo una tontería como un piano, pero que a mí me llamó la atención: un viaje a través de los paisajes que se ven en los reversos de los distintos billetes chinos. El anverso es la cara de Mao, así que vamos a omitirlo, que ya está muy visto.

Empezamos en el centro del centro de la capital. Es decir, en la Plaza de Tiananmen, en Pekín, que es desde donde se puede contemplar el Gran Palacio del Pueblo (lo que sería el Congreso de los Diputados) tal y como se aprecia en el billete de 100 yuanes (casi 11 euros), el de mayor valor.


Las prioridades son claras. Ya hemos visto qué es lo más importante para el Gobierno chino. Ahora llega una sorpresa en el billete de 50, que presenta una panorámica del Palacio de Potala, en la región suroccidental de Tíbet. Y Tíbet es China, y punto, parecen querer decir.


El billete de 20 muestra uno de los paisajes más representativos de China y mi actual destino vacacional: las formaciones kársticas que rodean al río Li en Guilin y Yangshuo.


Las Tres Gargantas, allá donde se está ultimando la construcción de la presa homónima, son las protagonistas del billete de 10 yuanes. Dicen que su construcción ha deteriorado mucho el paisaje. Por desgracia, no podré ir a comprobarlo.


El billete de 5 yuanes está dedicado a una de las montañas sagradas del taoísmo, que coincide que son una por cada yuan de su valor. Así pues, son cinco montañas: Bei Heng, Nan Heng, Hua, Song y Tai. Es esta última la representada, con sus 1.545 metros de altitud.


Para acabar el periplo papelmonetario, nada menos que Hangzhou, una de las poblaciones más turísticas del Imperio del Centro. Estuve por allí a principios de octubre, aprovechando la visita que le hice a una amiga que vive en Shanghai, y el Lago Oeste -que es lo que aparece impreso- es un lugar de lo más agradable para pasar un día en el campo. Aunque esté pegado a la ciudad. Eso en concreto son las Tres Linternas que Reflejan la Luna. Aquí se ven sólo dos.


Y así, sin quererlo, os habéis cruzado China de punta a punta. He aquí un mapa con la localización de los distintos billetes. El tamaño del punto varía según su valor en yuanes.


Hay también billetes de fracciones de yuan que representan a las diferentes minorías étnicas del país. Asimismo, existen otras versiones de los billetes de más de un yuan que se hicieron para coleccionistas con motivo de los Juegos Olímpicos. En éstos, el Estadio Nacional (el Nido) y otros edificios modernos emblemáticos reemplazaban a Mao. No creo que le hiciera gracia.

1 comentarios:

Eliahh dijo...

Me ha encantado :DDDD
A mí lo que viene siendo la numismática me parece muy interesante, aunque para las colecciones, con las de monedas por ahora me conformo =)
Por cierto... ¿tienes amigos hasta en Shanghai? Deberías mirártelo ;P
Un besico.